Una guía corta de Santorini

Hace no mucho me preguntaron cuál era el lugar más espectacular en el que había estado. ¿Cómo se contesta eso? París es espectacular. Tulum es espectacular. Pero para lograr este adjetivo, el ganador tenía que tener algo que nunca había visto antes. Santorini es ese lugar.

Es impresionante en cualquier dirección. Hay demasiado que ver y, al mismo tiempo, no hay mucho que hacer. Ésa es la combinación que más me gusta. No hay museos obligados, ni horarios, ni must sees, ni restaurantes que reservar con meses de anticipación. Hay vino dulce, playas de arena negra, burros, laberintos de paredes blancas y puertas color pastel y una sensación permanente de no-puedo-creer-que-esto-existe.

Mucha de mi buena experiencia tuvo que ver con las fechas que, sin querer, escogí para ir. Y aquí es donde hay que poner atención. A partir de Semana Santa, llegan cruceros cargados de turistas. Masas de turistas que, me imagino, podrían cambiar la percepción que yo me llevé del lugar. Lo ideal es llegar antes de esas fechas. Algunos restaurantes no habrán abierto todavía y el clima no es tan caliente como a mí me gustaría (muy) pero a cambio, la isla es casi tuya.

La palabra que más se repetirá en un viaje a Santorini es “caldera”.

Voy a intentar explicarla. Santorini es un conjunto de islas en el mar Egeo, y la más grande, Thera, tiene forma de C invertida. Esta C en medio del mar “atrapa” un volcán sumergido del que sólo se ve una pequeña parte. Toda esta área es la caldera, y las cuatro zonas principales en Santorini –Oia, Imerovigli, Firostefani y Fira–, ven hacia ella, a 400 metros de altura. Caminar de Fira a Oia (que por cierto se pronuncia sólo “ia”) tomará dos horas y media. Estas dos puntas son las más populares pues ahí están la mayoría de los restaurantes y hoteles, pero yo me quedé en un hotel llamado On the rocks en Imerovigli, a una distancia muy cómoda de Fira (media hora caminando) pero ligeramente apartado de todo el movimiento.

A pesar de que –seguramente porque todavía no empezaba la temporada turística– el cuarto que pedimos no estaba listo, el hotel era perfecto. Definitivamente hay que quedarse en uno de este estilo: con cuartos en forma de cuevas de piedra, característicos de las islas griegas. Un punto en contra: son extremadamente húmedos. Para ser más específicos, son tan húmedos que los libros se doblan hacia dentro. Pero vale tanto la pena. Y el desayuno que llega puntual todas las mañanas lo vale también: una charola con café helado, jugo recién hecho, omelette con queso feta y aceitunas kalamata, croissants, quesos…

Los días aquí pasan lento y se disfrutan mucho, sobre todo comiendo.

La dieta básica de un turista promedio consiste en una mezcla gyros (los mejores son los de Lucky’s Souvlakis), waffles con helado de vainilla y comida tradicional griega. Y detrás de un par de puertas de madera turquesa, en el nada pretencioso restaurante Nikolas, se come la mejor y sin pagar los precios de las trampas para turistas con vista a la caldera.

Caminar a Fira era fácil, pero a Oia no tanto. Y NADIE se puede perder Oia, porque es tal vez el más bonito de los villages y porque promete los mejores atardeceres del mundo (si quieres verlo rodeado de 500 personas en un mirador ve en Pascua). La mejor opción es llegar en autobús. El trayecto dura media hora y cuesta 1.60 euros. Caminar, caminar, tomar el vino dulce que tanto se presume y caminar son las actividades preferidas de los locales y hay que seguirlas. Acostumbrarse no cuesta mucho. Más tarde, hay que bajar los 300 escalones que llevan a Amoudi Bay, una playa rodeada de un acantilado de arcilla roja y sentarse –al fin– a ver el atardecer desde una de las tavernas del puerto. Para morirse.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s